PROTOCOLO: ¿SALUDO CON DOS BESOS O DANDO LA MANO?

 Seguro que te has planteado muchas veces esta cuestión al ser presentado a otra persona.
  ¿Qué debo hacer, darle la mano, darle dos besos…?
Salgamos de dudas con estas nociones básicas en protocolo social.
El saludo es un arte de cortesía y este no debe negarse a nadie, es una habilidad social que nos une a unos con otros.

Ten en cuenta que la primera impresión es la que cuenta, se lo más cordial y amable posible. Sabiendo que un saludo demasiado efusivo tampoco es nada correcto y menos aún si acabas de conocer a la persona.
El como saludamos revela nuestro carácter y nuestra buena educación.
No es obligatorio detenerse, ni charlar (si no lo crees oportuno) pero un saludo no se le niega a nadie. Siempre y cuando con este saludo no se comprometa ni se cree mal estar.
Veamos las normas a seguir para un correcto saludo:
El hombre saluda a la mujer, la persona más joven saluda a la de más edad y la persona que va sola saluda al grupo o pareja.Se puede saludar en la distancia con un pequeño gesto, nunca dando voces.
En la cercanía se saludará sin invadir el espacio de la otra persona.
El hombre deberá quitarse el sombrero o guantes (por lo menos la mano derecha)para saludar y durante la charla.
A la mujer se le permite permanecer con el sombrero y guantes puestos.
No se debe saludar mientras se mastica, ni fumando, ni bebiendo.
 Tampoco con las manos en los bolsillos, ni con las gafas de sol puestas (ni con ellas en la cabeza).
Lo más correcto para la primera presentación es el apretón de manos (aunque está muy extendido el hacerlo con un par de besos).
Nunca deberíamos saludar con dos besos en un primer encuentro y menos si este es laboral.
Cuando se trata de una presentación de ámbito laboral lo mas correcto es un apretón de manos, es el saludo protocolar por excelencia.
Este deberá ir acompañado de una actitud sonriente, mirada a los ojos de la persona que se está saludando y un gesto o palabra de cortesía.
El saludo dando la mano ha de ser enérgico y breve, en el caso de las mujeres no tan enérgico pero tampoco débil.Un apretón sin fuerza con mano blanda revela un carácter flojo y poco confiable.
 Así que siempre que demos la mano hagámoslo con firmeza y decisión.
Y para despedirme lo hago con una curiosidad: El origen del saludo. “Dar la mano” es muy antiguo, en la Edad Media los caballeros se saludaban dando la mano contraria de donde llevaban la espada (colgada en la izquierda) para mostrarse sus buenas intenciones asegurando que no sacarían su arma.
Espero que os haya gustado y sobre todo os haya servido.
Ya sabéis que podéis preguntarme cualquier duda que os surja al respecto, estaré encantada de poder ayudaros.
Rosa Navarro 
” Asesora de imagen, personal shopper, esteticista, experta en protocolo social, personal trainer y titulada en nutrición deportiva”



¿Te Gusta?

9 Comments

Comments are closed.

By jcgomez © 2018. All Rights Reserved.